no está satisfecha

"La web 2.0 es una fórmula para matar a la clase media"

Publicado: 2013-02-11

Nombrado el 2011 por la revista Time como una de las personas más influyentes del mundo, Jaron Lanier es el pionero de lo que ahora llamamos realidad virtual y uno de esos visionarios raros y peculiares y a contracorriente de Sillicon Valley. Detrás de esas trenzas rastas y aspecto bonachón hay un científico incisivo que ve con ojos incrédulos toda esta nueva ola tecnológica de información abierta que ha regido a comienzos de este siglo. Y así es como precisamente se mostró el 2010. Lanier publicó "No eres un gadget", un libro-manifiesto donde critica y busca desmitificar la idea libertaria de la web 2.0, resalta el papel de la individualidad y la creatividad sobre lo colectivo, y advierte: "La web 2.0 es una fórmula para matar a la clase media". La polémica está abierta. Aquí una entrevista dada a raíz de la publicación de su libro.

Como uno de los primeros visionarios de Silicon Valley, que vio la promesa inicial de Internet, dos décadas después ¿cómo dirías que Internet ha transformado nuestras vidas para mejor?

La respuesta es diferente en diferentes partes del mundo. En el mundo industrializado, el aumento de la Web ha demostrado felizmente que un gran número de personas están interesadas en ser expresivas el uno al otro y en general el mundo en sí. Esto es algo que yo y mis colegas solíamos predecir con valentía, aunque éramos a menudo callados, dado que la opinión dominante en la época era la televisión y las personas eran en su mayoría consumidores pasivos que no se podía esperar que se expresaran. En los países en desarrollo, la Internet y los teléfonos móviles han tenido un efecto aún más dramático, el empoderamiento de amplios grupos de gente que les permite coordinar con las demás. Eso ha sido una cosa muy positiva en su mayor parte, aunque también ha permitido la participación de militantes y otros malos actores.

Tú sostienes que la web no está viviendo su promesa inicial. ¿Cómo Internet ha transformado nuestras vidas para peor?

El problema no es inherente a la Internet o la Web. El deterioro solo comenzó alrededor del cambio de siglo con la aparición de la llamada "Web 2.0". Estos diseños valoraron el contenido de información de la web sobre los individuos. Se puso de moda agregar las expresiones de la gente dentro de datos deshumanizados. Hay muchas cosas erróneas con esto que se necesita todo un libro para resumirlas. Aquí, sólo un problema: los tornillos de la clase media. Sólo el agregador (como Google, por ejemplo) se hace rico, mientras que los verdaderos productores de contenidos se vuelven pobres. Esta es la razón de por qué los periódicos están muriendo. Puede ser que suene como si sólo es un problema para las personas creativas, como músicos o escritores, pero al final será un problema para todos. Cuando los robots puedan reparar los caminos un día, ¿la gente tendrá trabajos programando estos robots, o los programadores humanos serán también agregados y trabajarán esencialmente de manera gratuita, como los grabadores de música de hoy? La Web 2.0 es una fórmula para matar a la clase media y deshacer siglos de progreso social.

Tú dices que nosotros hemos devaluado el logro intelectual. ¿Cómo?

Por un lado, Internet se ha convertido en anti-intelectual, ya que el colectivismo Web 2.0 ha matado a la voz individual. Cada vez es más desalentador escribir sobre cualquier tema en profundidad en estos días, porque la gente sólo leerá lo que el primer enlace de un motor de búsqueda le permita acceder, y que normalmente será la expresión colectiva de la Wikipedia. O bien, si el tema es discutible, la gente se congregará en burbujas partidistas en las que sus opiniones se verán reforzadas. Yo no pienso que una voz colectiva pueda ser eficaz para diversos temas, como la historia. El colectivo tiene un poder para distorsionar la historia de una manera que daña los puntos de vista minoritarios y calcifica el arte de la interpretación. Sólo la rareza de la expresión individual puede cortar a través del sentido la mafia partidista - y esa es la razón de por qué la actividad intelectual es importante.

En otro nivel, cuando alguien pretende ser expresivo en un colectivo, en el contexto Web 2.0, debe priorizar lo que está siendo relevante para la multitud. Hacer cualquier otra cosa es ser invisible. Por lo tanto, la gente se vuelve artificialmente cáustica, halagadora, o por otro lado manipuladora. Los seguidores Web 2.0 pueden responder a estas objeciones alegando que yo he confundido expresión individual con rendimiento intelectual. Aquí es donde encontramos nuestro mayor punto de desacuerdo. Estoy asombrado por el poder de lo colectivo para cautivar a la gente hasta el punto de la ceguera. Los colectivistas adoran un sistema operativo llamado Linux, por ejemplo, pero en realidad es sólo un ejemplo de un descendiente de la tecnología llamada UNIX de 1970. Si ello no fuera producido por un colectivo, no habría nada sorprendente en absoluto. Mientras tanto, los diseños verdaderamente extraordinarios que no podían haber existido hacía 30 años, como el iPhone, han salido de tiendas "cerradas" donde los individuos crean algo y lo pulen antes de que sea lanzado al público. Los colectivistas confunden ideología con rendimiento.

¿Por qué la idea de que "el contenido quiere ser libre" (y el implacable abrazo al concepto) ha sido un revés? ¿Qué peligros ves tú con esto?

El giro de la frase original era "La información quiere ser libre". Y el problema con ello es que se antropomorfiza la información. La información no amerita ser libre. Es una herramienta abstracta, una fantasía útil, una nada. Es inexistente hasta que una persona lo experimenta de una manera útil. Lo que hemos hecho en la última década es dar más información que derechos a la gente. Si tú te expresas en Internet, tú dirás que serás copiado, mezclado, anónimo, analizado y convertido en los ladrillos de otra persona. Sin embargo, la información, la abstracción, lo que te representa a ti está protegido dentro de esa fortaleza y es absolutamente sagrado, el nuevo santo de los santos. Tú nunca lo ves y no está permitido tocarlo. Este es exactamente el conjunto de valores equivocados. La idea de que la información está viva en sí misma es una afirmación metafísica hecha por personas que esperan convertirse en inmortales para ser subidas a una computadora algún día. Es parte de lo que debe entenderse como una nueva religión. Eso podría sonar como una demanda extrema, pero visita cualquier laboratorio de informática y encontrarás libros acerca de "la singularidad", que es el supuesto acontecimiento futuro cuando la bendita subida tome lugar. Un extraño culto en el mundo de la tecnología ha hecho daño a la cultura en general.

En tu libro "No eres un gadget", argumentas que la idea de que el colectivo es más inteligente que el individuo está mal. ¿Por qué se da esto?

Hay algunos casos donde un grupo de personas pueden hacer un mejor trabajo para resolver ciertos tipos de problemas que los individuos. Un ejemplo es el establecimiento de un precio en un mercado. Otro ejemplo es un proceso electoral para elegir a un político. Todos estos ejemplos implican lo que puede llamarse la optimización, donde las preocupaciones de muchas personas se reconcilian. Hay otros casos que involucran a la creatividad y la imaginación. Y un proceso público generalmente falla en estos casos. La frase "Diseñado por el comité" es tratada de manera despectiva por una buena razón. Es por eso que un colectivo de programadores puede copiar UNIX, pero no puede inventar el iPhone. En el libro, yo entro en detalles sobre las diferencias entre los dos tipos de resolución de problemas. La creatividad requiere periodicidad, una temporal "encapsulación" en comparación con el tipo de apertura constante y global propuesta por el lema "la información quiere ser libre." Las células biológicas tienen paredes, y los académicos emplean el secreto temporal antes de que ellos publiquen algo, así como los verdaderos autores con voces reales pueden desear pulir un texto antes de lanzarlo. En todos estos casos, la "encapsulación" es lo que permite la posibilidad de las pruebas y la retroalimentación que facilita la búsqueda de la excelencia.


Escrito por

Edwin Chávez

Co-fundador @lamula. (Post)estructuralista, narrador sci-fi, cuentista metaliterario, pixel-prototipeador, {css: lover}, poeta [01]nario.


Publicado en

Sala de espera

"Yo no cometía el error elemental de mezclar al hombre con su obra, pero todo escritor sabe que la verdad está en la ficción". Martin Amis